La televisión en 3D, la que promete ser la televisión del futuro, necesitará aún cuatro o cinco para imponerse en los hogares. Así lo ha aseguradoWolfgang Elsäßer, director de Astra en Alemania, durante su intervención en el congreso Medientage, que finalizó la semana pasada en Munich.

En la actualidad, la mayor parte de los televisores de pantalla grande tienen incorporada la función de visionado en 3D. Lo que faltan son contenidosadaptados a estos televisores, apunta Elsäßer.

La tecnología en 3D resulta especialmente interesante para los deportes y losfilmes de acción. Sin embargo, los espectadores se muestran mucho más reticentes al 3D para el visionado de noticias y programas informativos. “Nadie afirma que el los televisores en 3D vayan a sustituir a los tradicionales televisores en 2D”, subraya Torsten Hoffmann, director de Global Media Consult.

Katharina Behrends, directora de NBC Universal en Alemania, se muestra también bastante escéptica con respecto a la televisión en 3D y no cree que merezca la pena apostar 100% por esta tecnología. Los costes para la producción y la transformación de material en 2D son muy elevados, destaca. “El 3D es caro y seguirá siendo caro”, sentencia. No obstante, y a pesar de sus reticencias, Behrends sí cree en la producción aislada de contenidos para su emisión en 3D.

En cuanto a tecnología para el visionado de contenido televisivo en 3D sin necesidad de utilizar gafas, Behrends se muestra aún incrédula. “Creo que al imagen de los televisores con alta definición es definitivamente mejor que la los televisores con 3D sin gafas”, sentencia.

Anuncios