La regla de los tercios se aplica a la fotografía, al video y a todo lo que puede mostrar una imagen en nuestra vida. Es tan básica, que todo el mundo que empieza a estudiar cualquier arte relacionada con la imagen, debería conocerla.

Se trata básicamente en lo que podéis ver en la imagen que encabeza esta entrada:dividir imaginariamente el área que vamos a capturar en tres partes horizontales y tres verticales iguales, donde los puntos de intersección serán las zonas de máximo interés, concentrándose toda la atención.

Pero a veces no sólo se trata de centrar en esos puntos las zonas más importantes, sino que también a lo largo del encuadre, toda las líneas tendrán un papel fundamental a la hora de dar profundidad a una foto.

Manejar esta regla es bien sencillo una vez hayamos practicado durante algunas fotos, pero más fácil aún de llevar a cabo con las posibilidades que nos ofrece cualquier programa de edición.

Cualquier programa de edición, sea gratuito o de pago, podrá configurarse paramostrar unas guías, en las que tan sólo deberemos indicar las porporciones para tener directamente en pantalla la regla de los tercios. Después sólo quedaráencuadrar vigilando que tenemos los puntos de interés en las zonas adecuadas y nuestra foto parecerá otra.

Hay incluso algunos programas, que dejan reencuadrar las fotos según varios tipos de reglas, por lo que hace aún más fácil conseguir el formato y la apariencia adecuada.

Os garantizo que es de las proporciones que más se usan en la fotografía y que cuando le pilléis el truco, no dejaréis de probar nuevos puntos de vista.

Anuncios